Stay Connected

Roberto Isaias Dassum

HISTORIA DE LA FAMILIA ISAÍAS

Sus orígenes

Roberto Isaías Dassum es uno de los 5 hijos de Estefano Isaías Barquet y Amira Dassum. Nació en Guayaquil Ecuador en 1944, en una familia donde las historias contadas por los abuelos los hacían soñar y emprender.

Su abuelo, Mema, nació en un pequeño pueblo llamado Sequiet Eljait, en Líbano, llegó a Guayaquil en 1912. En el puerto fue registrado como Emilio Isaías al dar su nombre en árabe, nombre que adoptaría la familia hasta nuestros días. Este nombre registra una historia llena de valores como el trabajo, la constancia y solidaridad, además de una ferviente fe católica y de un espíritu de lucha incesante.

Emilio y su esposa María Barquet iniciaron su vida en un pequeño pueblo llamado Catarama, donde fueron agricultores y comerciantes hasta que comenzaron la importación de textiles de primerísima calidad. Su visión de negocio y su deseo de emprender un proyecto de familia lo llevó a crear una gran fábrica de textiles. Un emprendimiento que dejó huellas en el comercio y en la agroindustria del país. Esta es una de las razones que impulsó a algunos de sus hijos y nietos a estudiar en los Estados Unidos y prepararse para la gerencia de la fábrica de textiles en Guayaquil.

Esa visión de Emilio Isaías de hacer crecer sus negocios fue asumida por todas las nuevas generaciones de los Isaías, que aún ante las difíciles situaciones que les ha tocado vivir, han mantenido ese empeño por levantar organizaciones empresariales en Ecuador, Estados Unidos y Centroamérica.

Los inicios del éxito para Roberto y su hermano William

Los negocios familiares que ya tenían los Isaías en los Estados Unidos fueron propicios para que Estéfano Isaías, el padre de Roberto y William, los enviara a estudiar educación primaria en Nueva York.

Los dos hermanos decidieron continuar sus estudios universitarios en el Colegio de Textiles y Ciencias de Filadelfia (Ahora Universidad de Filadelfia), donde William Isaías obtuvo el título en Textile Engineering en 1964 y Roberto en Textile Management and Marketing en 1965.

Experiencia gerencial

Roberto Isaías regresa a Ecuador para encargarse de la compañía EICA (Emilio Isaías Compañía Anónima), una empresa que había comenzado su abuelo y se había convertido en una famosa fábrica de telas. A finales de los años 60 era un consorcio que reunía también una importadora de textiles, de maquinarias agrícolas y de equipos para la construcción.

Roberto y su familia lograron también una expansión enorme de la compañía en esa época, invirtiendo dinero en bienes raíces en Miami y Nueva York. Más tarde comenzaron a concentrarse en la industria azucarera, en comercio internacional y en empresas de comunicación. Invirtieron en canales de red banda ancha, revistas, estaciones de radio, así como en canales de televisión.

Filantrópica, hoy Filanbanco

Esta institución que nace en 1908 fue adquirida por Pedro Isaías Barquet, a finales de los 50. La familia no tenía tradición en la banca, se habían enfocado en el comercio, en textiles, en agricultura, en exportaciones. Pero Pedro Isaías, era un emprendedor innato y compra la mayoría accionaria de este pequeño banco localizado en la ciudad porteña de Guayaquil. Esta sería por más de 40 años la institución crediticia elegida por los ecuatorianos y sobre todo por quienes se dedicaban a la industria, a la agricultura y al cultivo de camarones.

Sin embargo, los grandes sueños y emprendimientos de la familia Isaías, se vieron marcados por una cadena de trágicos y dolorosos acontecimientos ocurridos entre los años 1960 y 1965. Emilio Isaías y su esposa María Barquet, pierden en esa época a 3 de sus hijos.

Primero muere Pedro Isaías, el principal directivo del banco, en un fatal accidente de aviación cuando viajaba hacia Quito para cumplir una agenda pública, como diputado de las Islas Galápagos.

Luego, Enrique Isaías fallece en 1965 después de haber sido herido en un asalto perpetrado a los almacenes de la familia. Él se había graduado en Ciencias Económicas en EE.UU. y era Cónsul honorario de un país europeo cuando asumió la gerencia de Filantrópica a raíz de la muerte de Pedro.

Más tarde Estéfano Isaías Barquet, padre de Estéfano, Roberto y William y quien era para el momento Gerente del banco, muere en un accidente automovilístico en una carretera de Guayaquil.

El dolor era grande y profundo, pero Emilio tenía que salir adelante. Tenía una familia y unos nietos que seguir encaminando y también grandes compromisos que atender.

Apoyado por la directiva del banco, elige a Nahím Isaías como nuevo Gerente General de la Filantrópica. Este nombramiento significaría para la institución y para los ecuatorianos una de las épocas de mayor prosperidad y crecimiento para el país.

Nahim Isaias Barquet
Nahim Isaias Barquet

En esta época, Roberto Isaías comienza a ayudar a su tío Nahím en la Filantrópica. Juntos se plantearon como meta un proceso de expansión y fortalecimiento de la cartera de crédito para ayudar a miles de emprendedores a mejorar y desarrollar la agroindustria del país.

En el año 1969 el banco había logrado un crecimiento de 750%.

A finales de los 70, La Filantrópica comenzó a llamarse Filanbanco y se convirtió en un símbolo de solidez y de innovación. Aun ante los constantes conflictos políticos y económicos que vivía el Ecuador, el banco crecía y aumentaba su apoyo constante al desarrollo económico y social del país.

Nahím Isaías no era solo el banquero más reconocido y admirado, sino también, el más querido por la gente.

Presidencia del Republic National Bank, Miami

En 1968, con esa visión internacional de los negocios, el Grupo Isaías decide comprar un pequeño y próspero banco en los Estados Unidos: el Republic National Bank de Miami.

La familia y la directiva del banco, viendo la fortaleza gerencial de los hermanos Isaías Dassum, nombran a William y a su hermano Estefano como directores ad honorem de la institución.

En 1980, Roberto Isaías Dassum asumió la presidencia de la junta directiva del Republic National Bank. Esta presidencia es un logro muy importante, ya que tuvo que ser aprobada por la Oficina Contralora de la Moneda de Estados Unidos (O.C.C.), organización oficial que se rige por normas muy estrictas y que solo otorgaba aprobaciones a un número mínimo de extranjeros.

El Republic National Bank se convertía así en una institución financiera enfocada en dar servicio y préstamos a los inmigrantes que comenzaban sus proyectos en el país. Es por esa razón que gran parte de la Comunidad Cubana Americana y otros muchos latinoamericanos agradecen hoy al banco y a la familia Isaías el apoyo que recibieron cuando aún no tenían los récords comerciales que exigían la mayoría de las instituciones en Norteamérica.

El asesinato de Nahím Isaías

En los años 80, la incursión de la guerrilla amenazaba a todo el país y a la familia Isaías. Sus continuos ataques a los bancos y múltiples secuestros servían para financiar las operaciones de otros grupos en Colombia y en Nicaragua.

En el año 1985, y luego de varios intentos, Nahím fue secuestrado por un grupo subversivo denominado Alfaro Viva Carajo (AVC). Luego de 26 días de mantenerlo en cautiverio y de exigir una recompensa millonaria, los guerrilleros asesinaron a Nahím en el mismo momento que las fuerzas policiales intentaban una operación de rescate.

Nahim Isaias asesinado
Nahim Isaias asesinado, El Universo – 1985

Su rol al frente de Filanbanco

A pesar del inmenso dolor para la familia Isaías y para todo el país, el banco debía continuar con sus operaciones y Roberto Isaías Dassum fue nombrado Presidente.

Fue así como súbitamente asumió las riendas del banco y no solo siguió el impulso de su tío, sino que implementó nuevos modelos crediticios, entrenamiento constante para sus trabajadores y la apertura de instituciones subsidiarias junto a su hermano William y un equipo gerencial de alta preparación.

Roberto se empeñó en proyectar el banco a nivel internacional para conseguir líneas de crédito que le diera total impulso a la agricultura, industria camaronera y al sector industrial del país. Este enfoque fue reconocido por todos los sectores y afianzó la confianza de los mercados para realizar operaciones crediticias. El crecimiento del banco era indetenible. Su impulso se evidenciaba cada vez más en todos los procesos.

Entre 1992 y 1995 la institución abrió nuevas áreas financieras: Filanfondos, Casa de Valores Filancasa y Filanbanco Trust con sede en Panamá.

En solo 10 años, desde que Roberto Isaías asumió la presidencia de Filanbanco, la institución se convirtió en la más grande en activos y en depósitos, superando a todos los bancos ecuatorianos. Tenía ya más de 3.000 trabajadores directos, contaba con el 15,8 % del total de activos bancarios del país y su capital pagado alcanzaba los USD 115 millones.

CRISIS EN ECUADOR

Tragedia política – económica

En 1995 la vida de los ecuatorianos, la economía y la situación de la banca comenzó a complicarse, mejor dicho, a ser una tragedia. La gerencia impecable con Roberto en la presidencia se vería amenazada por 4 años de infortunios que caerían sobre el Ecuador con consecuencias inimaginables para todos:

  • La Guerra del Cenepa, un conflicto armado con Perú, exacerbó el gasto fiscal y generó una inflación indetenible
  • La poca inversión en el sistema eléctrico, trajo como consecuencia 8 horas sin luz diaria y se paralizó la economía.
  • El derrumbe financiero en Asia (1997) cerró las inversiones y los créditos internacionales
  • La “Mancha Blanca” acabó con el 90% de industria camaronera, las exportaciones y la economía del puerto. En consecuencia cae el pago de créditos y las transacciones internacionales.
  • El Fenómeno “El Niño” arrasó con cosechas e infraestructuras. Los agricultores dejaron de pagar sus créditos.
  • El gobierno con una emisión monetaria exagerada por la falta de liquidez, hace reaccionar a los mercados internacionales, los cuales cortan las líneas de crédito.

Todos estos acontecimientos, unidos a las declaraciones del gobierno que anunciaba públicamente que el país estaba como el Titanic, ocasionó que los mercados internacionales exigieran el pago inmediato y completo de la deuda.

Diciembre del 98, un período gris para Filanbanco

Frente a la amenaza de la banca internacional de cerrar los créditos y la precaria situación financiera que vivían los ecuatorianos, la gerencia de Filanbanco decide asumir momentáneamente todas las deudas de sus clientes y pagarlas en su totalidad (USD 500 millones) y así quedar solvente con más de los 200 bancos internacionales, con los que mantenía relaciones crediticias.

Filanbanco, Torre Guayaquil
Filanbanco, Torre Guayaquil

Roberto Isaías estaba seguro que de no cancelar a los acreedores internacionales, sería fatal para el banco, para los clientes y para el mismo Estado. Ellos representaban el 40% del comercio exterior del país.

También sabía que la crisis de liquidez momentánea que se presentaba en Filanbanco podría superarse a corto plazo. Porque contaban con todo lo necesario para ello: Solvencia, activos de gran valor, una amplia y variada cartera de crédito, y el apoyo de sus clientes por más de 40 años. Todos pedían solo un tiempo para recuperarse.

Por eso, Filanbanco necesitaba momentáneamente el apoyo del Estado y la ayuda del Banco Central.

A mediados de septiembre de 1998, el Estado responde a la solicitud de los hermanos Isaías de ayudar a Filanbanco, pero bajo condiciones aniquilantes:

  • El auxilio financiero otorgado no era suficiente para atender los retiros
  • Los intereses cobrados a Filanbanco (140 % anual) tenían que ser abonados diariamente al Banco Central de Ecuador
  • No podían otorgar nuevos créditos y realizar las operaciones bancarias normales
  • Impedimento a todos los clientes de usar sus Tarjetas de Créditos de Filanbanco (Una medida inquisidora para el comercio y para la cotidianidad de los ecuatorianos).

En ese momento las  noticias a la prensa estaban manipuladas por el gobierno del Ecuador y pronosticaban un inminente quiebre del banco.

La gente comenzó a hacer retiros. En principio a cuentagotas, pero cada día con más angustia y regularidad. La situación para finales de noviembre era crítica y Roberto Isaías, junto con su equipo de gerencia, decidieron no seguir con la trampa de un auxilio financiero lleno de trabas. Así sería imposible superar la situación.

El 1 de diciembre de 1998, Roberto y su familia deciden entregar Filanbanco al Estado, quedando en manos de la Agencia de Garantía de Depósitos (AGD), creada con urgencia por el gobierno para asumir con “cierta legalidad” el manejo de la institución. Todos los activos, las infraestructuras, todos los equipos y sistemas operativos (Los más avanzado en tecnología bancaria del Ecuador) fueron dados como garantía al Estado.

Para Roberto y su equipo, la decisión de entregar el banco en ese momento dejaba la posibilidad abierta de recuperarlo. Por esa razón, la familia Isaías se aseguró de honrar completamente todos sus compromisos con los acreedores, los ahorristas y cancelar la ayuda financiera solicitada al Banco Central de Ecuador.

“El Ecuador entero, nuestros clientes, depositantes y Uds. mismos pueden tener muy claro y seguro que la familia Isaías honrará, como siempre ha sido, todos sus compromisos y deudas. Nadie quedará sin sus haberes. Nadie quedará sin ser pagado y pondremos todo lo necesario para que ello así ocurra…”
Roberto Isaías Dassum

Discurso de Roberto Isaías, ante todos sus trabajadores.

Filanbanco pasó así a manos de la AGD, con todos sus compromisos saldados y demostrando su compromiso con sus clientes. Solo 3 meses después -ya aplacada la campaña de desprestigio contra la institución y sus dueños- los activos productivos del banco habían aumentado de USD 935.7 millones a USD 994 millones. Lo que evidenció su solidez y la capacidad de recuperación. Sin embargo, no sería para siempre.

Roberto Isaias frente a trabajadores del Grupo Isaías
Roberto Isaias frente a trabajadores del Grupo Isaías

Filanbanco, víctima de la corrupción estatal

En marzo de 1999, el mal manejo fiscal y monetario del gobierno provocaron el famoso “Feriado Bancario” y sus consecuencias catastróficas para la gente y el país.

En el 2001, la economía de Ecuador estaba totalmente destruida. 16 bancos habían caído en sólo 2 años.

La Agencia de Garantía de Depósito había utilizado a Filanbanco como salvador de bancos, pero sin garantía alguna. A esto se le suma la burocracia desmedida de la AGD y el manejo de fondos (Sin contabilizar) usados para sostener a instituciones propiedad de grupos privilegiados. Todo acabó con el banco más grande y sólido llamado ya para ese momento: Filanbanco estatal.

La AGD, para esconder su fracaso y las turbias operaciones realizadas, comenzó una implacable persecución “judicial” en contra de los Isaías, pero nunca lograron presentar ni evidencias ni pruebas para ejecutar un procedimiento probatorio.

Esto fue sólo el inicio, ya que la persecución pasó al ámbito político contra la familia Isaías y emprendida con furia por el mandatario Rafael Correa, quien la usado como bandera de odio. Una copia idéntica a la que usan todos los socialistas latinoamericanos en contra de los ciudadanos exitosos, ricos y opositores para mantenerse en el poder.

Confiscación de bienes al Grupo Isaías

En julio de 2008 todas las empresas y bienes de Roberto Isaías y su familia fueron confiscadas en el Ecuador. Esta confiscación ilegal es considerada hoy unos de los robos más grandes practicado por la Agencia de Garantía de Depósitos para beneficio del gobierno de Rafael Correa.

Canales Grupo Isaías
Canales de televisión confiscados al Grupo Isaías

Más de 190 compañías que pertenecían a la familia, fruto de 100 años de trabajo, de grandes inversiones y de innovaciones tecnológicas, quedaron en manos del gobierno correísta: industrias azucareras, empresas de telecomunicación, empresas constructoras, etc. Ese día 8 de julio, todas las empresas fueron allanadas por la fuerza policial del gobierno a pesar de la negativa de todos los trabajadores que allí se encontraban.

Realmente el gran propósito de Rafael Correa fue adueñarse de todos los medios de comunicación creados por los Isaías, para así poder ejercer un mayor control político sobre la ciudadanía: TC Televisión, CN3, Gama visión y todas las radios y revistas.

Contar con esos grandes medios, multiplicaría su poder comunicacional y callaría las voces disidentes que tanto le molestaban en las consultas populares que tenía programadas. Casualmente en este momento necesitaba remontar su popularidad, que había caído al 48% a principios de julio 2008, según Cedatos. La confiscación a los Isaías, representó un robo de casi $800 millones de dólares y dejó sin trabajo a miles de ecuatorianos.

Mandato #13

Después de que la AGD confiscara todas las empresas de Roberto Isaías y de su familia, y del maltrato sufrido por los trabajadores que allí se encontraban, pasaron solo 24 horas para que la Asamblea Constituyente de Montecristi (De mayoría oficialista) decidiera blindar legalmente el acto administrativo con unos artículos añadidos a la constitución. Estos artículos permitirían al gobierno tener control jurídico sobre los ciudadanos.

El Mandato # 13, así llamado hoy, fue ideado por Rafael Correa para avalar todas las incautaciones realizadas por la AGD e impedir que los jueces del país tramitaran recurso alguno a favor los Isaías y de sus bienes incautados so pena de cárcel o destitución.

El Mandato #13 es considerado una aberración jurídica, instaurada por la casta socialista que ha tomado el poder en el siglo XXI.

LA ONU, EN FAVOR DE LA JUSTICIA Y DE LOS HERMANOS ISAÍAS

El 6 de junio 2016, el Comité de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra, emitió un dictamen definitivo al caso de las violaciones a los derechos civiles de Roberto y William Isaías cometidos por el gobierno durante el mandato de Rafael Correa.

La ONU se declaró 100% a favor de los Isaías, considerando indebido el proceso de incautaciones de todos sus bienes e igualmente contra el Mandato #13, el cual impidió no solo el derecho que tenían los Isaías como ciudadanos de apelar a la medida judicial, sino que prohibió a los jueces ejercer cualquier recurso a su favor y en contra del acto de incautación.

Ambos procesos fueron declarados violatorios y exige al Estado ecuatoriano, reparaciones en lo económico, jurídico y moral. Esta declaración de Comité de los Derechos Humanos significa que se debe:

  1. Restituir todo el patrimonio de los hermanos Isaías al 7 de julio de 2008.
  2. Proceder con la nulidad del Mandato #13 y del procedimiento de incautaciones.
  3. Publicar el fallo en los medios de comunicación, así como las debidas disculpas a los hermanos Isaías.

VIDA EN EEUU

Emprendimientos

Roberto Isaías Dassum vive desde hace 20 años en los Estados Unidos.

En todo este tiempo ha logrado nuevamente remontar como un emprendedor incansable e invertir en innumerables proyectos, no solo en USA sino en varios países de Centro América. Proyectos que van desde empresas de telecomunicaciones, bienes raíces, energía y educación.

Hoy ha logrado nuevamente imprimir eso que tanto le enseñó su abuelo a toda su familia, cuando decía: “no se detengan, sigan adelante, siempre habrá gente que les desee el mal, pero serán más los que estén a su lado, los quieran y respeten. Por eso siempre ayuden a quien los necesite… y hagan las cosas con pasión y honestidad”.

Generación de Empleos

En los Estados Unidos, los hermanos Isaías han generado muchísimos empleos en los diferentes sectores donde han invertido. Sectores que le han aportado valor a la economía de cada lugar.

Hoy, Roberto Isaías, se puede considerar un motivador de las nuevas generaciones de la familia y emprendedores que lo consultan para hacer crecer con éxito sus negocios y empresas.

Sus hijos han aprendido con disciplina las guiaturas de Roberto Isaías y ahora muestran orgullosos sus logros.

COMPROMISO SOCIAL

Fundación Nahím Isaías

El crecimiento financiero que acompañaba a la familia Isaías desde el principio, y los valores aprendidos del abuelo, los hacían ayudar a la gente de su comunidad.

En el año 1967 deciden abrir en diferentes lugares de la ciudad de Guayaquil, pequeños dispensarios para dar atención médica a la población, y hacer un trabajo social de educación familiar, donde Nahím Isaías puso todo su empeño.

Fundacion Nahim Isaías
Fundacion Nahim Isaías

Desde el año 1988, la familia Isaías (En honor a su tío) decide crear la Fundación Nahím Isaías Barquet. Actualmente, ya son 3 sedes en la ciudad y donde cada día son incorporadas nuevas tecnologías médicas, para el diagnóstico y el tratamiento de pacientes, en más de 38 especialidades. Hoy en día Roberto Isaías y sus hermanos William y Estefano aportan para mantener su operatividad y hacer las constantes mejoras de los equipos, que se requieren para poder atender a más de 270.000 personas cada año.

La Fundación Nahím Isaías, significa para toda la familia un compromiso ineludible con su propia historia y con la salud de los ecuatorianos.

“Desde nuestra creación han sido muchas las empresas y organizaciones que nos han ayudado de diferentes formas; sin embargo, todas nuestras obras desde 1988 hasta hoy, no hubieran sido posibles sin el apoyo de una familia noble de espíritu y de manos abiertas para ayudar a quienes lo necesitan. No solo nuestra fundación lleva el nombre de un digno representante de esta familia sino también representa el compromiso desinteresado y todo el apoyo recibido por todos los integrantes de la Familia Isaías. Un apellido que siempre se ha sensibilizado con las necesidades de los que menos tienen y que, estamos seguros, continuarán apoyando nuestra causa”.
Integrantes Fundación Nahím Isaías

El Museo Nahím Isaías

Este museo nació como una extensión del área cultural de Filanbanco, gracias a que Nahím y toda la familia Isaías tenía una gran admiración por el arte colonial. Durante años, todos se dedicaron a rescatar importantes obras repartidas por todo el país, a restaurarlas y a preservarlas en los anexos culturales del banco.

Museo Nahim Isaías
Museo Nahim Isaías

El 25 de junio de 1989, con Roberto Isaías en la presidencia del banco, se inaugura el museo que lleva el nombre de su tío. Un aporte a la cultura del país y que exhibe una colección de 2500 obras del “Arte Colonial de la Escuela Quiteña” y “Arte Republicano”.

Más tarde en la búsqueda y rescate de piezas de arqueología, el museo adquirió una muestra importantísima de las principales culturas que habitaron las regiones costaneras del Ecuador. En julio de 1996 se abre el área arqueológica con una muestra permanente llamada “Culturas Prehispánicas del Litoral Ecuatoriano”.

El Museo Nahím Isaías  fue entregado al Banco Central de Ecuador, por la familia Isaías en el año de la crisis de Filanbanco. Sin embargo, existen ciertos rumores que algunas autoridades en Quito quisieron llevarse de manera inescrupulosa las obras de arte de este museo y los ciudadanos de Guayaquil reaccionaron indignados y lo defendieron como su patrimonio cultural. El museo abrió de nuevo sus puertas al público en el año 2004.

Ayudar a quien más lo necesita

La ayuda constante a la gente y a las instituciones, es algo que mueve a los Isaías.

Ellos lo consideran un principio familiar y que tiene que ver con el respeto a la dignidad humana. Ese sentido de colaboración no se detuvo en Ecuador, sino que ha trascendido a los Estados Unidos. Las donaciones y los aportes han sido muchos, y son parte de la vida de Roberto Isaías, quien participa en algunas de estas instituciones de manera activa: Voices for Children, The Jackson Health Foundation, The Baptist Health Foundation, St. Jude Childrens Research Hospital.

×